Entrevistas (Interviews)

Una entrevista consiste básicamente en una conversación donde uno o varios usuarios reales del sistema que se va a desarrollar o a rediseñar responden a una serie de preguntas relacionadas con el sistema que el entrevistador les va formulando. En este caso, el entrevistador es el evaluador y va tomando nota de las respuestas para obtener las conclusiones finales.

Entrevistar a los usuarios respecto de su experiencia en un sistema interactivo resulta una manera directa y una técnica potente de adquirir información [ALR94]. Las entrevistas pueden ser estructuradas o abiertas (o desestructuradas), en las primeras el evaluador es más rígido en procurar el buen seguimiento del guión preestablecido, mientras que en las abiertas se da espacio a los contertulios a expresarse con más libertad.

Las cuestiones pueden variar con tal de adaptarlas al contexto. Normalmente, en una entrevista se sigue una aproximación de arriba abajo con el objetivo de seguir un discurso ordenado.

Las entrevistas pueden ser efectivas para una evaluación de alto nivel, particularmente para extraer información sobre las preferencias del usuario, impresiones y actitudes. Puede ayudar a encontrar problemas no previstos en el diseño.

Para que la entrevista sea lo más efectiva posible, ha de ser preparada con antelación, con todo un conjunto de preguntas básicas. El revisor puede adaptar la entrevista al entrevistado y obtener el máximo beneficio.

Esta técnica puede ser utilizada en cualquier etapa del ciclo de vida del desarrollo del producto software, pues en función de las necesidades del propio desarrollo precisaremos diferente información.

Aun así, este tipo de evaluación suele realizarse una vez el sistema ya ha sido puesto en marcha, siendo en este caso el principal objetivo captar la satisfacción del cliente o usuario con el producto. El principal problema en estos casos es que si no se ha realizado una correcta planificación de la usabilidad del sistema en ese momento surgen una serie de características que de haber surgido anteriormente se hubieran ahorrado muchos problemas [SAL94].

Reflexión sobre los cuestionarios y las entrevistas

El cuestionario es menos flexible que la entrevista, pero puede llegar a un grupo más numeroso y se puede analizar con más rigor. Se puede utilizar varias veces en el proceso de diseño. A su vez, la entrevista tiene el factor «interactividad» entre el evaluador y el usuario, lo que es una «arma de doble filo»: Permite, por una parte, mejorar la comprensión de ciertos aspectos mientras que, por otra, suele acabar con la pérdida de la estructura inicial que el evaluador se había propuesto.

Lecturas recomendadas