Objetivos

Importante: Al hablar de evaluación tendremos en cuenta siempre tanto los aspectos relacionados con la usabilidad como con la accesibilidad. A pesar de ello, la mayor parte de la bibliografía existente cuando menciona la evaluación lo hace refiriéndose sólo a la usabilidad del sistema, lo cual se debe a que la importancia del factor usabilidad hace más tiempo que fue detectada y asumida, mientras que la accesibilidad ha sido tratada más recientemente y como un aspecto separado.

Anteriormente hemos visto procedimientos de soporte para realizar prototipos durante el desarrollo de sistemas interactivos con la finalidad de que éstos sean usables y accesibles para sus usuarios finales. Una vez seguidos estos procedimientos deberemos asegurarnos que nuestros diseños se adaptan a las necesidades, requisitos y expectativas de nuestros usuarios. Este es el papel de la evaluación.

La evaluación, según DIX [DIX93, pág. 364], tiene definidos tres objetivos principales:

  • Comprobar la extensión de la funcionalidad del sistema.
  • Comprobar el efecto de la interfaz en el usuario.
  • Identificar cualquier problema específico con el sistema.

La funcionalidad del sistema es importante en tanto a que deba estar completamente de acuerdo con la especificación de los requisitos. En otras palabras, el diseño del sistema debe permitir al usuario llevar a término las tareas de forma más fácil, el cual incluye que el sistema no sólo debe realizar apropiadamente las funcionalidades disponibles, sino que además debe permitir alcanzar dichas funcionalidades de manera clara en términos de las acciones que el usuario necesita realizar para completar dichas tareas.

Adicionalmente a la comprobación del diseño del sistema en términos de su capacidad funcional, es importante comprobar el impacto de dicho diseño sobre el usuario. Ello incluye considerar aspectos como conocer lo fácil que le resulta su aprendizaje, su manejabilidad en el espectro más amplio de usuarios posibles (sin excluir aquellos con necesidades especiales), o identificar, por ejemplo, aquellas áreas del diseño que puedan requerir una sobrecarga de la cantidad de información que el usuario debe recordar.

El objetivo final de la evaluación es la identificación de los problemas específicos del diseño, que pueden ser aspectos del mismo que, estando el usuario en su contexto, causen resultados inesperados o confusión entre varios usuarios.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.