Lanzamiento

La fase de lanzamiento de todo proyecto, sea o no interactivo, suele ser una de las más críticas de cualquier proceso o desarrollo. Es el momento en que se ven concretadas en mayor o menor grado las expectativas puestas en el producto.
Si el cliente se trata de una organización el grado de satisfacción dependerá de qué personas dentro de la estructura jerárquica de dicha organización examinarán los resultados.
De todas formas, cabe indicar que la percepción que el usuario final del producto tiene un peso específico enorme a la hora de indicar si el producto será aceptado o no.
El éxito del producto dependerá de dos factores muy importantes:

  • Por un lado, que el usuario se sienta cómodo con el sistema. Entendiendo como sentirse cómodo que no le dé errores, que no le resulte complicado usarlo, que recuerde fácilmente dónde están las diferentes opciones y sus funcionalidades, etc.
  • Por otro, que los responsables obtengan los resultados esperados.

El primer concepto va relacionado directamente con la usabilidad y la accesibilidad del sistema, mientras que el segundo va relacionado con su funcionalidad.
La aplicación del MPIu+a asegura que ambos aspectos se vean satisfechos, pues:

  • El diseño se ha hecho en base y para los usuarios. Haciéndoles partícipes, además, se consigue un efecto doble, por un lado, como en parte se sienten responsables del diseño del sistema no encontrarán motivos para criticarlo duramente, y por otro, como todo ha sido evaluado por ellos mismos su utilización y aprendizaje no les comportará carga cognitiva excesiva.
  • Como todo producto software, desarrollado por los métodos clásicos, la evaluación funcional es lo primero que se prima y no se da por bueno si no se cumplen sus especificaciones.

En definitiva, en esta fase deberá comprobarse que se ha conseguido la aceptabilidad del sistema, la cual se consigue, según J. NIELSEN [NIE93], mediante una correcta combinación de su aceptabilidad social y su aceptabilidad práctica. La siguiente figura muestra los factores relacionados con la mencionada aceptabilidad del sistema:
aceptabilidad del sistema
Por lo indicado anteriormente, podemos ver que en esta fase el factor más importante es lo que se suele conocer como User Feedback («reacción o realimentación del usuario») [MAY99].

Realimentación (feedback) del usuario.

Una vez el producto ha sido instalado y puesto en explotación durante un cierto periodo -denominado habitualmente como fase de pruebas-, se recogen las impresiones, observaciones, pegas, mejoras, defectos, virtudes, etc. detectadas por los usuarios durante su familiarización con el sistema, a partir de las cuales se procede a la implementación de las mejoras y retoques procedentes y que son consistentes con los requisitos preestablecidos. Posteriormente el producto entra en una nueva etapa de test por parte del usuario hasta tener una satisfacción total.
Podríamos pensar que como el sistema se ha desarrollado siguiendo el modelo de proceso centrado en el usuario esta etapa debería ser innecesaria a este nivel del modelo. Tenemos, no obstante buenas razones para que debamos tener en cuenta este factor: La realimentación del usuario…

  • Proporciona:
    • una entrada para el mantenimiento y posibles mejoras del producto.
    • una entrada para la implementación de futuras revisiones del producto.
    • una entrada para el diseño y desarrollo de productos relacionados que serán utilizados por los mismos usuarios o de características similares.
  • Ayuda a incrementar el autoaprendizaje en cuanto a la usabilidad (toda nueva experiencia supone un incremento en cuanto a conocimientos ya sean nuevos o mejoras de los ya adquiridos).

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.